El pasado miércoles, 11 de abril de 2018, el Tribunal Supremo dictó Sentencia estimando el Recurso de casación interpuesto por la entidad financiera IBERCAJA BANCO, S.A.U. contra la Sentencia dictada el 13/12/2016 por la Audiencia Provincial de Zaragoza, que había declarado la nulidad de la cláusula suelo y su posterior novación mediante un contrato privado suscrito entre el cliente y la referida entidad financiera.

En dicha resolución, el Alto Tribunal ha otorgado plena validez al contrato privado que fue suscrito entre las partes (entidad financiera y consumidor) mediante el cual se procedió a rebajar la cláusula suelo contenida en la hipoteca a cambio de que el cliente renunciara a emprender acciones legales contra la entidad.

Aunque las cláusulas suelo no son ilícitas, sí se consideran abusivas y, por tanto, nulas, cuando han sido incorporadas en la escritura de préstamo hipotecario sin que el Banco haya informado adecuadamente al cliente, incumpliendo su deber de información y de transparencia para con él. En el caso antedicho de IBERCAJA, el Tribunal Supremo ha considerado que sendas partes estuvieron conformes en suscribir aquél pacto privado, hasta el punto de que el cliente era conocedor y consciente del mismo, concluyendo que dado que el Banco cumplió adecuadamente su deber de información y transparencia, el pacto privado suscrito resulta válido a todos los efectos.

Aquest lloc web empra cookies per a que vosté tingui la millor experiencia d’usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment per a l’acceptació de les mencionades cookies i l’aceptació de la nostra política de cookies, faci click a l’enllaç per a una major información a plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies