El nuevo POUM prevé regular 112 patios centrales de islas de viviendas en el Clot de les Granotes y Pardinyes para convertirlos en zonas verdes, medida que supuesto una alud de alegaciones por parte de los pequeños comerciantes, ya que esta medida supondría que en muchos bajos comerciales hubieran de limitar la superficie.

Un conjunto de nueve ciudadanos presentaron una alegación conjunta, y son representados por el abogado Enric Rubio, que alega que esta medida provocaría un impacto comercial, social y económico de gran magnitud.

La alegación presentada asegura que en algunos casos, estas zonas verdes serán inviables por falta de luz solar además, en otras ciudades como Barcelona o Berlín, donde estos proyectos han prosperado después de que un estudio justificara su implementación. En el caso de Lleida no ha sido así.

Aquest lloc web empra cookies per a que vosté tingui la millor experiencia d’usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment per a l’acceptació de les mencionades cookies i l’aceptació de la nostra política de cookies, faci click a l’enllaç per a una major información a plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies