La Fiscalía y la Abogacía del Estado acusan de fraude fiscal a un constructor leridano y piden una condena de 3 años de prisión y la imposición de una multa de 2 millones y medio de euros, al considerar que había eludido el pago de 526.000 € en 2009.

El acusado negó que hubiera eludido el pago, indicando que, ante la situación económica de su empresa, hizo lo que le obligó Caixa Sabadell, con la que tenía una deuda por la construcción de una promoción de 40 viviendas .

La defensa, representada por el abogado Enric Rubio, solicitó la absolución al considerar que el constructor en ningún momento tuvo la finalidad e intención de defraudar, ya que nunca pudo disponer del dinero dado que Caixa Sabadell los destinó a saldar la deuda y pagar a la constructora.

Aquest lloc web empra cookies per a que vosté tingui la millor experiencia d’usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment per a l’acceptació de les mencionades cookies i l’aceptació de la nostra política de cookies, faci click a l’enllaç per a una major información a plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies