Los hechos tuvieron lugar en Vila-Seca y uno de los inculpados es un sargento de Lleida

La Audiencia de Tarragona inició ayer el juicio contra el intendente Jaume Morón, exresponsable de los Mossos en el Tarragonés y al sargento leridano Xavier Cunillera, acusados de evitar una investigación contra dos policías locales de Vila-Seca, que clavaron una paliza a un vecino de Lleida en enero del 2013. La Fiscalía afirma que los acusados evitaron impulsar la investigación y obviaron informaciones clave con el objetivo que el juzgado archivara el caso, por la cal cosa pide una condena de cinco años de cárcel, siete de inhabilitación y 7.200 euros de multa por los delitos de omisión del deber de perseguir delitos y falsedad documental. En cambio, las defensas solicitan la absolución. Enric Rubio, letrado de Cunillera, aseguró ayer a este periódico que “actuaron correctamente y niegan cualquier negligencia”. Está previsto que los dos acusados declaren mañana.

Ayer declaró el responsable que inició la investigación de la paliza. Explicó que las gestiones que realizaba las trasladaba al sargento Cunillera, su superior, para mantenerlo informado. Según declaró, el sargento le pidió reunirse con intendente que, según su versión, le pidió que revelara la identidad del informador (un policía local). Ella dijo que se negó aduciendo que “ponía en peligro y partía de la confianza de esta fuente”, y añadió que la “cerraban sistemáticamente” para hablar del caso. Finalmente, la responsable dejó el caso en manos del sargento. Fiscalía dice que Cunillera y Morón actuaron sabiendo que, con los pocos datos aportados, el caso se archivaría, como sucedió.

Aquest lloc web empra cookies per a que vosté tingui la millor experiencia d’usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment per a l’acceptació de les mencionades cookies i l’aceptació de la nostra política de cookies, faci click a l’enllaç per a una major información a plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies