Se confirma la condena de 4,5 años por el homicidio del 2014 en Santa María de Montmagastrell. El agresor habrá de ingresar al ser una sentencia firme.

El Tribunal Supremo ha condenado a cuatro años y medio de cárcel al cazador de Sam Just Desvern de 80 años Francisco Martín, que mató a un agricultor de Santa María de Montmagastrell (Tárrega) en diciembre del 2014, por la cual cosa la sentencia ya es firme. El Supremo ha desestimado el recurso presentado por el acusado y ha ratificado la resolución del Tribunal superior de la Justicia de Cataluña de hace dos años que rebajó a un año la pena impuesta por la Audiencia de Lleida, que era de cinco años y medios al aplicar la atenuante muy cualificada de reparación del daño, ya que indemnizó a los familiares del fallecido, Ramón Ribera de 53 años, representados por los letrados Daniel Ibars i Enric Rubio, con 400.000 euros.

La sentencia se ha de ejecutar, por la cual cosa el condenado habrá de entrar en la prisión donde solo estuvo ingresado previamente unos meses. Al ser sentencia firme, solamente le quedan dos vías excepcionales para evitarlo: un recurso de amparo delante del Tribunal Constitucional o un indulto. De hecho, la misma Audiencia de Lleida dejó abierta la posibilidad de solicitar el indulto parcial a causa de la avanzada edad del condenado.

En recurso delante del Supremo, el acusado continuó manteniendo que el disparo fue accidental y se produjo durante un forcejeo con la víctima. Se ha de recordar que el jurado popular lo declaró culpable de homicidio doloso al considerar probado que tuvo intención de causar su muerte. En este sentido, el Tribunal ratifica lo que se determinó en la Audiencia de Lleida y el TSJC y recuerda que “las lesiones que presentaba la víctima eran compatibles con el disparo –a boca de cañón- procedente de una arma situada en perpendicular con el cuello de la víctima (…) y no encontraron residuos específicos del disparo- plomo, antimonio y bario- en el guante de la víctima, como debería haber quedado necesariamente si hubiera estado en contacto en el arma en el momento de la detonación”.

Además de la condena a cuatro años y medio de prisión, se le prohíbe ir o residir en la población de Santa María de Montmagastrell y aproximarse o comunicarse con la hija o los familiares de la víctima durante siete años.

Aquest lloc web empra cookies per a que vosté tingui la millor experiencia d’usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment per a l’acceptació de les mencionades cookies i l’aceptació de la nostra política de cookies, faci click a l’enllaç per a una major información a plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies